Visita a la Escuela de Economía Civil

Representantes de Políticas para la República, visitaron la Escuela de Economía Civil en Incisa Valdarno, a pocos kilómetros de la ciudad de Florencia en Italia. El encuentro con autoridades de la misma y con jóvenes de diferentes países, permitió a los miembros de PR, seguir tejiendo su red de relaciones.

Durante la jornada del pasado 7 de Julio, en primer lugar los representantes de PR, dialogaron con Leonardo Brancaccio, Secretario General de la Escuela de Economía Civil, y luego tuvieron la oportunidad de conversar con Melchior Nsavyimana, de Burundí, Saima Charles, de Paquistán, Ivan Novoselskyi de Ucrania, Francisco Lovato, de Ecuador y Florencia Locassio, de Argentina, que ofreció de anfitriona. La reunión permitió a los miembros de PR, entrar en contacto con las diferentes realidades locales, intercambiar opiniones sobre la política internacional y de los diferentes bloques regionales a los que pertenecen los países de origen de los participantes de la reunión y pensar qué acciones se pueden hacer en conjunto para el enriquecimiento de todos.

(*) De izq a der. – Pidone, Santiago; Locassio, Florencia; Novoselskyi, Ivan; Villarraza, Juan Eduardo; Charles, Saima; Lovato, Francisco; Collaud, Pablo; Nsavyimana, Melchior; Jelic, Miilan y Sanchez, Armando.

Escuela de Economía Civil

Representantes de PR, junto a Leonardo Brancaccio.

La Escuela de Economía Civil (SEC por sus siglas en italiano) fue formada en 2013 por académicos de diferentes universidades con la intensión de generar un polo educativo para el desarrollo y enseñanza de la economía civil. Esta corriente, que se encuentra en permanente evolución y crecimiento, tiene su origen en el siglo XVIII en el sur de Italia y como parte de la economía de Mercado implica: 1) división del trabajo: que crea la necesidad por el intercambio de bienes y servicios y en los hombres la conciencia de su interdependencia; 2) la idea de desarrollo: en términos de interdependencia y acumulación intergeneracional; y 3) libre empresa: implicando competencia.

Bajo ese marco de economía de mercado, Stefano Zamagni (uno de sus principales contribuyentes teóricos) trae la idea que para que una sociedad aumente las posibilidades que se produzcan comportamientos pro-sociales a nivel micro trayendo consigo desarrollo, tiene que haber arreglos institucionales que estimulen un flujo de intercambios voluntarios sobre la base de una expectativa mutua de reciprocidad.

La Economía Civil propone evitar tres reduccionismos que actualmente están presentes en la teoría y práctica económica: el reduccionismo antropológico (homo oecenomicus y zoon politikon, mencionado antes), el reduccionismo de valor (creer que el crecimiento del PBI es igual a bienestar) y el reduccionismo corporativo (la maximización de las ganancias económicas a cualquier costo y en forma exclusiva). Su propuesta alternativa es la incorporación en la teoría de dos manos intervinientes en el mercado (consumidores conscientes y empresas socialmente responsables) a las dos clásicas (la mano invisible de Adam Smith y la mano reguladora del Estado). Además de resaltar la importancia que tiene la fraternidad como concepto unitivo de la sociedad y que se ha desestimado en la pugna que se ha dado entre libertad e igualdad durante los siglos desde que dicha triada se empezó a difundir con la Revolución Francesa (Libertè, Egalitè, Fraternitè).

Dichas cuatro manos intervinientes en el mercado pueden contribuir a generar entornos colaborativos que estimulen el comportamiento individual a través de incentivos y desincentivos para los diferentes agentes económicos a fin de evitar lo que en la teoría de los juegos se conoce como equilibrio de Nash. La economía vista desde este punto de vista, reubica a la persona humana como centro de las políticas públicas, que a su vez es un pilar central de los valores y principios que Políticas para la República sostiene desde su fundación.

Ir arriba